26 ene. 2014

Camino literario




Creo que es sabido que entrar en el mundo de la literatura no es nada fácil y que, una vez que estás dentro, tampoco es sencillo mantenerse y mucho menos abrirse paso entre tantos escritores de renombre. Y es que pienso que hay muy poca ayuda para promocionar a los noveles: tienes que "buscarte la vida" cómo buenamente puedas y sepas.
No me cabe duda de que las redes sociales son un medio idóneo para ello, pero también es cierto que hay mucha competencia y que, al menos yo así lo siento, no debes pasarte y aburrir a los posibles lectores lanzándoles publicidad a cada rato, ya que incluso puede resultar molesto.
No voy de mártir: es algo que no me gusta nada; además en mi caso no hay quejas, sino agradecimiento sobre todo a Pontevedra, en donde mis novelas son muy bien acogidas. Las personas de mi ciudad de adopción han respondido de una forma sorprendente y me llena de orgullo y gratitud. 
Varios medios de comunicación (Pontevedra Viva, La Voz de Galicia, el Diario de Pontevedra,...) también colaboraron y colaboran con dar a conocer la publicación de los libros y los eventos relacionados con ellos. En realidad, los periódicos, digitales y de papel. Los demás, prácticamente nada.
Me llaman la atención las librerías. He sido muy ilusa: pensaba que por el hecho de ser una persona que vive o nació en un sitio determinado, aquellas te pondrían en un lugar privilegiado de su escaparate. Pues no, no  no hay ni un huequecito para una novela. Son los "grandes" quienes los ocupan, esos que ya casi no necesitan publicidad por ser de sobra conocidos. Pero parece que es lo que vende y esto es lo que importa.
Por supuesto, hay excepciones: la Librería Baroja hace mucho por todos los escritores pontevedreses y la Librería El Pueblo sí ha puesto mi segunda novela, Entre dos tiempos, en el escaparate. En las otras no la he visto.
Y no digamos ya las librerías de otras ciudades. Entiendo que las pequeñas no se arriesguen, aunque me parece que se pueden devolver los sobrantes; pero las grandes...solo por encargo y a veces ni eso, aunque pongan la portada en sus páginas web.
En fin, que yo seguiré tratando de caminar por el sendero literario, pero ahora sé muy bien con quién puedo contar.