25 mar. 2014

Entre dos tiempos, una novela para todos


Si tuviese que encuadrar la novela Entre dos tiempos en un género literario, éste sería el de narrativa de misterio, intriga o suspense; pero creo que me quedaría corta, porque un tema básico de la misma es el de las relaciones de pareja, de amistad y en general, de las relaciones humanas.
Escrita con un lenguaje sencillo y, en consecuencia, de fácil lectura, sus páginas abarcan toda una serie de posibilidades en el mundo de los afectos, sin caer en el romanticismo. Y no es que yo critique la novela romántica, que tantos éxitos ha cosechado y sigue cosechando, sino que Entre dos tiempos en general, no sigue ese corte, a pesar de que incluye algún que otro pasaje que responde a esa línea.
El propio título junto con la sinopsis de la contraportada hacen pensar en el pasado y en el presente (los dos tiempos). Se suele decir que el pasado ya no existe, pero en esta obra se observa todo lo contrario: el pasado nunca duerme y se mezcla con el presente, en principio único tiempo existente, a través de su influencia en la vida de los personajes por medio de recuerdos todavía vivos, de emociones y de secretos.
El tiempo ha sido objeto de estudios filosóficos importantes y de temas literarios de autores con gran renombre; sin embargo, en la novela su presencia aparece de forma natural y espontánea, sin apenas cuestionarlo. No obstante, si se profundiza en ella, puede constituir un punto de reflexión en cuanto a su concepción en la vida cotidiana. Y es que se trata de una obra cercana, tanto por su contenido como por sus diferentes personajes, que representan a personas con las que podemos encontrarnos en nuestro andar diario, unas más complejas que otras.
Asimismo las diferentes visiones sobre, principalmente, el mundo de la pareja ofrecen un abanico de vivencias, entre las que probablemente el lector encuentre identificada la suya propia.
Clara Andrade encarna el prototipo de mujer complaciente, que poco a poco se rebela incluso contra sí  misma, mientras que Ian Cook representa al hombre independiente y protector de su libertad individual, con teorías muy poco convencionales, que darán lugar a la ruptura del matrimonio. Es entonces cuando ella regresa a la casa de sus abuelos, en la que sus reflexiones, su encuentro con el pasado y su curiosidad innata la llevan a vivir una experiencia difícil de olvidar.
El amor, el desamor, las apariencias, la libertad, la amistad, la lealtad y la fidelidad, junto a la locura y las contradicciones internas conforman una amalgama que lleva a preguntas tales como: ¿hay un modelo para el amor?, ¿el romanticismo es perjudicial?, ¿se puede vivir contra los propios principios y valores?...

En definitiva, se trata de una novela aparentemente sencilla, tras la que se esconde el planteamiento y cuestionamiento de la vida misma. 

5 comentarios:

  1. Un ambiente y unos personajes que prometen, ya estoy deseando leerla porque la sinopsis la presenta muy interesante al igual que este post.

    Un saludo
    Muchos éxitos
    Rosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Rosa: Yo te animo a que la leas, claro:). Tu opinión será muy bienvenida. Gracias!!

      Eliminar
    2. Cuando la lea te diré mi impresión. La presentación es muy buena, leyendo tus palabras ya me apetece leerla.
      El pasado y el presente siempre se funden de alguna manera. No somos sino lo que hemos ido modelando día a día, por eso el pasado está en nosotros, los ha hecho como somos...
      Un beso

      Eliminar
  2. Enhorabuena Carmen, la verdad que con solo lo leído me apetece muchísimo leerla. Ya te contaré. Mucha suerte!!

    ResponderEliminar

¡Gracias!